• Beeco

Diferencias entre el compostaje industrial y compostaje domiciliario

¿Qué es el compostaje y por qué ha tenido tanta popularidad últimamente? Aquí te contamos de qué se trata este proceso de descomposición de la materia orgánica y cómo es posible que un vaso que se usó para tomar café, puede llegar a convertirse en abono para las plantas gracias al compostaje industrializado.

Diferencias entre el compostaje industrial y compostaje domiciliario

Qué es el compostaje


Es el proceso por el cual los desechos orgánicos (cáscaras, tallos, hojas y otros elementos orgánicos) se descomponen, se degradan y se convierten en compost, es decir, en abono para la tierra, producto similar en textura y color a la conocida tierra de hojas, pero hecho de manera natural y con mayor cantidad de nutrientes. Esta descomposición de los materiales orgánicos se da gracias a la función que hacen las bacterias, hongos y otros microorganismos presentes en la materia orgánica, y que gracias a la presencia de humedad y oxígeno se puede llevar a cabo.


Para entenderlo de manera práctica, cuando alguna fruta o verdura queda al aire libre por mucho tiempo se descompone, le salen hongos y moho como resultado natural debido a la fermentación. Ahora bien, cuando ese proceso se hace de manera controlada, bajo parámetros de temperatura, humedad y aire adecuado, estamos hablando del compostaje. Este proceso no es muy complejo de hacer, ya que la descomposición es algo que sí o sí le ocurrirá a la materia orgánica, y es considerada una práctica sustentable para reducir la basura de manera casera. Sin embargo, existe un proceso de compostaje industrial que no lo puede hacer una persona común.


El compostaje industrial nace ya que los envases y bolsas hechos con materiales a base de plantas se pueden convertir en abono, pero necesitan un proceso especial. Si bien todos los desechos orgánicos en estricto rigor se pueden compostar de manera sencilla, es recomendado que un envase hecho de materiales orgánicos se composte de manera industrial.


Compostaje industrial


Este proceso es necesario cuando se cuenta con una gran cantidad de material orgánico o se tiene envases y embalaje hecho a base de plantas. Este proceso incluye maquinarias y tecnología adecuada para realizar este proceso bajo las condiciones propicias. Uso de lavadores de gases y filtros biológicos que no son de uso común en los hogares.


Estos recintos realizan un chequeo constante de temperatura, aireación y humedad necesaria para que se produzca el proceso de degradación de los materiales. Y por otro lado, las máquinas ayudan a separar correctamente los envases compuestos de distintos materiales como vasos, cubiertos u otros. Es así como bajo condiciones de compostaje industrial los envases hechos a base de plantas, compuestos de PLA o CPLA, cartón, entre otros, se pueden descomponer en un plazo de 12 semanas.


Compostaje domiciliario


Este proceso lo puede hacer prácticamente cualquier persona, aunque se recomienda que se haga en un espacio abierto por los posibles olores naturales de la descomposición, se puede hacer en un lugar cerrado pero bien controlado.


El compostaje domiciliario tiene dos variantes:


  • Proceso natural: aquí se hacen capas de residuos orgánicos húmedos y materia seca (hojas, cartón, papel), de esa forma se mantiene un equilibrio entre la humedad necesaria y el oxígeno necesario para que se produzca la descomposición. Luego de un tiempo, se debe cosechar el compost obtenido por medio de coladores, éstos ayudarán a separar el compost listo de aquellos materiales orgánicos que no están listos.

  • Proceso natural acompañado de lombrices rojas californianas: conocido como vermicompost este proceso es igual al anterior, pero la diferencias es que el proceso se agiliza con la ayuda de lombrices. Lo que hacen las lombrices es comer el material orgánico descompuesto y luego, de manera natural, las lombrices hacen sus desechos conocido como humus, esos desechos finalmente serán el compost lleno de nutrientes.

Envases biodegradables y compostables


Ahora bien, en el último tiempo muchas empresas y marcas han sacado productos “biodegradables” o “compostables” ¿cómo saber cuál de ellos se pueden compostar y cómo hacerlo?


  • Primero, el envase o bolsa debe decir qué tipo de envase es e incluir sus certificaciones que acrediten que se puede compostar, lo más seguro es que requerirá de un proceso industrializado (de no decirlo se puede buscar en la página web de la empresa o consultar en sus canales de contacto).

  • Segundo, como premisa general hay que entender que un producto o material compostable por defecto es biodegradable, pero un producto o material biodegradable no necesariamente es compostable. Así que, si en tus manos tienes un producto que dice ser biodegradable, eso no significa que sí o sí se puede compostar.


Como ves, el proceso de compostaje es un proceso que ocurre de manera natural, pero que debido a las enormes cantidades de desechos orgánicos que se generan, surge la idea de hacerlo de manera consciente y controlada, ya sea industrial o domiciliario. Es un proceso que permite que los residuos vuelvan a su estado original, es decir a la tierra, reduciendo la cantidad de desechos que se acumulan cada día en los vertederos.


Y por último, este es un proceso que permite reducir la basura que se genera a partir de los envases (ya sean vasos, platos, cubiertos, etc.) y bolsas que por su función tienen una vida útil muy corta. Para reducir el impacto de esos desechables, se deben escoger envases hechos con materiales orgánicos, y que estén aprobados y certificados para ser compostados.