• Beeco

Be Eco responde: ¿Cómo se hacen los envases compostables?

Luego de dos años de tramitación se aprobó la ley que prohíbe la entrega de plásticos de un solo uso en comercios del país. Frente a este nuevo escenario los envases compostables han venido a ser la solución para muchos negocios, pero ¿qué son estos envases? ¿Qué significa que un envase sea compostable? ¿Cómo un vaso se convierte en abono? En este artículo respondemos estas y otras preguntas en relación a los envases compostables de BeEco.

Be Eco responde: ¿Cómo se hacen los envases compostables?

De un vaso de jugo a abono para las plantas


En otras entradas de blog hemos hablado sobre el compostaje, qué es, cómo se hace, para qué sirve etc., y sobre el packaging ecológico, pero seguramente surgen preguntas en relación a este proceso y sobre cómo es posible que un vaso se convierta en abono para las plantas. A continuación respondemos algunas de las preguntas más importantes:


¿Qué se considera como “envase compostable”?

Un envase compostable es un envase que luego de un proceso de compostaje se transforma en abono. Es decir, tal como una manzana que cae en la tierra se vuelve materia orgánica y termina siendo una con la tierra, del mismo modo un plato compostable puede volverse uno con la tierra y no considerarse como basura.


Para que lo anterior ocurra, el envase debe ser fabricado con materiales renovables, es decir a base de plantas, por lo tanto al terminar su vida útil, el envase puede volver “a su origen” sin generar basura. Para que un envase se considere como compostable éste debe estar 100% hecho de materiales renovables y posteriormente tratado bajo un proceso adecuado en una planta de compostaje.


¿Cómo es posible que un vaso de café se convierta en abono para las plantas?

Esto es posible gracias a que los materiales usados (incluyendo pegamentos y tintas) están hechos en base a plantas. En términos prácticos, un vaso de plástico también se descompone, pero tarda más de 500 años en hacerlo y durante todos esos años va generando micropartículas de plástico, las cuales terminan en nuestro medioambiente e incluso en nuestros cuerpos. En cambio, un vaso hecho con materiales renovables tiene la capacidad de descomponerse y convertirse en abono en 12 semanas.


La descomposición de 12 semana se cumple siempre y cuando el envase esté hecho 100% de materiales renovables, cumpla con los estándares internacionales de compostabilidad y se gestione de manera adecuada bajo un proceso de compostaje industrial.


¿De qué materiales se hacen los envases compostables?

En Be Eco utilizamos materiales certificados y reconocidos como el PLA, CPLA, bagasse, hojas de palma, cartón, natureflex y tintas vegetales.


¿Qué tan resistentes son los envases compostables?

La resistencia de los envases compostable es igual a la de los envases convencionales. Es decir, los líquidos no se van a derramar, los alimentos no se van a caer, ni los envases se van a desarmar. Por ejemplo, la película de plástico interna que tienen los envases tradicionales para evitar que se derramen los líquidos, es reemplazada por una película de PLA, cumpliendo la misma función de antiderrame. Los envases compostables tampoco alteran el sabor ni olor de los alimentos, ya que estos envases pasan por estrictas pruebas para ser certificados para su uso en alimentos.


El origen de los materiales y sus usos


A continuación te explicamos el origen de cada uno de los materiales que ocupamos en Be Eco para fabricar los envases compostables y para qué tipo de envases y alimentos usualmente se utilizan.


PLA: o ácido poliláctico, este es el símil al plástico tradicional. Este plástico vegetal se hace a partir del maíz, la betarraga, el trigo y otros alimentos ricos en almidón. El proceso para llegar de una planta al PLA es el siguiente: una fuente de carbohidratos (por ejemplo maíz) se somete a un proceso de fermentación bacteriana para obtener ácido láctico. Esto finalmente permite obtener filamentos o granulados de PLA y de esa forma se puede trabajar para convertirlo en distintos objetos. Una de las características particulares del PLA es que no soporta temperaturas muy altas, por lo tanto, este tipo de bioplásticos es ideal para ser utilizado en envases que almacenen bebidas frías.


CPLA: este tipo de plástico es un PLA pero que pasa por un segundo proceso para ser cristalizado. Es decir, luego de obtener el PLA, este pasa por un proceso de cristalización, dejándolo blanco (en vez de transparente), esto le permite ser un material mucho más resistente a las altas temperaturas, hasta 85°C. Gracias al proceso de cristalización, este tipo de bioplástico se puede ocupar para mantener sin problemas bebidas calientes, por ejemplo el café.


Bagasse: o bagazo, tal como su definición lo indica, es el residuo fibroso que queda de la trituración de semillas. Los envases de Be Eco utilizan bagazo sacados de la caña de azúcar, y por su resistencia tanto para alimentos fríos y calientes, es utilizado para hacer los envases que normalmente sirven para guardar hamburguesas o sándwich. Debido a su resistencia no derrama los alimentos, no se rompe y lo hace apto para transportar comidas de un lugar a otro.


Hoja de palma: tal cual su nombre lo indica, las hojas de palma que han caído del árbol se recogen y se limpian con agua. Una vez secas, se les da forma de plato o pocillo. De manera natural la hoja de palma es un material muy resistente, por lo tanto al utilizarse como envase se vuelve apto para utilizarse con alimentos fríos y calientes, siendo innecesario añadir aditivos o productos químicos.


Natureflex: este material es una película transparente hecha de pulpa de madera. Para llegar a este material las fibras de celulosa en pulpa de madera pasan por un proceso de fundición, obteniéndose una película certificada para su uso. Las características de este material lo hacen resistente para los alimentos con grasas y adecuado para alimentos fríos y calientes. De este material se pueden hacer, por ejemplo, bolsas transparentes.


Tintas vegetales: finalmente, la gran mayoría de los productos que se hacen a partir de plantas se pueden imprimir con algún logo o escrito que sea a base de tintas vegetales, de lo contrario, aunque un vaso se haga de materiales reutilizables si se imprime con tinta convencional, no se podrá compostar de manera adecuada. Estas tintas se hacen a partir de la mezcla de alcohol con distintos elementos de donde se le extraiga el color, como por ejemplo, pétalos de flores, cáscara de nuez, jugo de betarraga, extracto de té, entre otros.


La variedad con los envases de Be Eco


Todos los productos de Be Eco cuentan con certificaciones internacionales lo cual los hace aptos para compostarse en 12 semanas bajo condiciones industriales, además de contar con todos los requisitos para ser envases durables y cumplir con su objetivo. Además tenemos una amplia variedad de packaging compostable: vasos para bebidas frías, vasos para bebidas calientes, bombillas, platos, cajas para hamburguesas, papel antigrasa, bolsas, cubiertos y más. Puedes ver toda la oferta de productos aquí.


Finalmente, es importante recordar que un material compostable por definición es biodegradable, pero un envase biodegradable no es necesariamente compostable, así que si estás buscando envases que generen el menor impacto posible y ayudar a la economía circular, debes asegurarte de que sean productos compostables, además de biodegradables.