• Beeco

5 acciones para reducir la huella de carbono desde tu negocio

Actualizado: jul 7

Cada año escuchamos en las noticias que el último verano ha sido uno de los más calurosos del cual se tenga registro, o de las lluvias en lugares donde no es común. Estas alteraciones en el clima se atribuyen al cambio climático, siendo una de sus principales causantes la alta concentración de CO2 y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera. Durante el año 2020, en plena pandemia mundial, la huella de carbono aumentó, llegando a un 148% desde la época preindustrial (antes de 1800). ¿Es posible reducir la huella de carbono? ¿Qué acciones se deben considerar? En este artículo te lo explicamos.

5 acciones para reducir la huella de carbono desde tu negocio

Primero que todo ¿qué es la huella de carbono? Este es un indicador ambiental que permiten “visualizar” los gases de efecto invernadero suspendidos en la atmósfera, particularmente el CO2, el mayor responsable del aumento de la temperatura. Este gas es emitido por prácticamente todos los habitantes del planeta, encontrándose de manera natural en la atmósfera. El problema es que, desde que las sociedades empezaron a crecer y desarrollarse industrialmente hasta ahora, la cantidad de CO2 ha estado superando el nivel natural para ser transformado en oxígeno.


Desde las grandes empresas e industrias, hasta la electricidad que una persona utiliza al momento de ocupar un microondas, dejan huella de carbono. Es así entonces como en definitiva, cada persona, en mayor o menor grado, es responsable de emitir dióxido de carbono.


Teniendo esto en mente, se debe tomar en consideración la huella de carbono que se emite desde, por ejemplo, un restaurante o cafetería. Frente a esto, es importante que los dueños y dueñas de restaurantes, casinos, cafeterías y comercio en general, sepan que, de no tomar las medidas adecuadas, su negocio puede estar contribuyendo negativamente al medioambiente.


Acciones sustentables para negocios más amigables con el medioambiente


Al mirar un panorama mundial, parece una tarea imposible reducir las emisiones de CO2. Sin embargo, hay pequeñas acciones que se pueden hacer, para ser más amigable con el medioambiente.


Cuidar el uso del agua


Si bien reducir el consumo de agua no es una acción directa para disminuir la huella de carbono, tener mayor consciencia del uso de agua significa reducir los impactos negativos que está dejando la falta de agua en el mundo, consecuencia del calentamiento global producto de la huella de carbono.


Por ejemplo, en un restaurante o cafetería se puede llegar a ocupar una gran cantidad de agua al día, ya sea para cocinar, preparar bebidas, lavar utensilios, limpiar el lugar, en los baños, etc. Cosas tan simples como no dejar la llave de agua abierta mientras se lava o se hacen otras preparaciones, o cambiarse a instalaciones de baño más sustentables, pueden marcar la diferencia, y de paso, beneficiar el bolsillo.


Cuidar el uso de electricidad


Los negocios en general también ocupan mucha electricidad: cocinas, microondas, cafeteras, hornos, refrigeradores, cámaras de frío, luces, etc., todos estos electrodomésticos son necesarios para un buen funcionamiento, por lo tanto el consumo constante de energía es esencial. Para disminuir la huella de carbono que dejan los electrodomésticos, es preferible que se ocupen aquellos que cuentan con eficiencia energética alta.


La escala de eficiencia energética indica la capacidad que tienen ciertos electrodomésticos para funcionar de manera óptima, pero utilizando un bajo consumo de energía eléctrica. Esta categoría va de la letra A a la G, siendo la A el rango más eficiente y la G el menos eficiente. Al momento de adquirir algún aparato electrónico es mejor asegurarse de que estén en el rango A.


Usar utensilios reutilizables


Esta acción es muy útil especialmente para aquellos negocios que sirven comida, bebidas y/o café al paso. Usualmente las cafeterías utilizan vasos desechables, cubiertos desechables y servilletas de papel. Ésto pareciera ser lo más cómodo, pero al final del día generan una gran cantidad de desechos.


Hasta hace unos años la entrega de bombillas plásticas era muy común en este tipo de negocios, pero con la campaña “Chao Bombillas” del Ministerio del Medio Ambiente en Chile, los negocios dejaron de ofrecerlas.


Una alternativa para la gran cantidad de utensilios desechables es el uso de reutilizables, es decir, vasos de vidrio, tazas de cerámica, cubiertos de acero, servilletas de tela, entre otras cosas. Si bien este cambio implica una inversión inicial mayor, los beneficios a largo plazo serán mucho mejores.


Cambiarse a envases ecológicos


El uso de envases desechables se ha vuelto cada día más común. Tanto ha sido su uso y su impacto negativo, que se promulgó una ley que pone fin al uso de plásticos de un solo uso. La masificación del reparto a domicilio, especialmente durante el año 2020, hizo que el packaging desechable llegara a la basura de miles de hogares.


Aquellos negocios que se dedican a la distribución de alimentos y bebidas y necesitan seguir utilizando este tipo de formato, es recomendable que utilicen un packaging biodegradable o compostable, es decir, envases que se utilizan una sola vez, pero que al no ser hechos de plásticos, su descomposición es mucho más rápida. Si a esto le sumamos que son hechos a base de plantas, al final de su vida útil se transforman en abono, por ende, su impacto medioambiental es muchísimo menor.


Al igual que el cambio hacia utensilios reutilizables, el cambio a envases ecológicos implica una mayor inversión, pero el prestigio que obtiene el negocio por parte del público y el alineamiento con las políticas medioambientales del país, traen grandes beneficios.


Plantar árboles


Esta es una medida que quizás pocos se animan a poner en práctica, pero para aplacar los efectos de la inevitable emisión de CO2 hay dos soluciones: eliminar, reducir o reemplazar los proceso que generan muchos gases de efecto invernadero, o fomentar los sistema que absorben agentes contaminantes, como las plantas. Así que, fomentar el uso de plantas y árboles es una buena medida para balancear las emisiones de CO2 desde tu negocio.


¿Te animas a poner en práctica o fortalecer alguna de estas acciones? Convertir tu negocio en un negocio más amigable con el medio ambiente traerá una serie de beneficios, ¡tanto para tu negocio como para el planeta!